Arte urbano responsable

Arte urbano responsable es el más reciente proyecto del artista y docente universitario Duncan Campbell. Su idea consiste en repensar la forma de hacer graffiti de modo que las paredes sean un sitio de exhibición temporal donde las personas que gusten de las obras puedan tomarlas y llevarlas a casa.

Es una iniciativa genial, además de embellecer los lugares por donde caminamos se generan espacios donde los artistas pueden aumentar la difusión de su mensaje. Estamos hablando de galerías de arte gratuito al aire libre.

Arte Urbano Responsable ya cuenta con pinturas en acrílico del mismo Duncan exhibidas muros de Soho New York y Medellín. Aquí puedes conocer la galería.

Respecto a la obra Duncan comenta: “El teléfono representa una relación sana con las tecnologías de la comunicación en oposición a la obsesión con los smartphones en el siglo XXI. El taladro de mano representa la dedicación, la autosuficiencia y la artesanía.”

Evento:

Duncan_expo
Uno de los componentes del proyecto procura generar espacios para que los artistas muestren su trabajo y lleven su mensaje a un público más amplio, dándoles reconocimiento y difusión. Por esta razón se realizará la primera exposición de Arte Urbano Responsable que incluirá obras de Duncan Campbell y de otros artistas, quienes presentarán y explicarán sus creaciones.
Evento en facebook


Standard

Pues sí, arquitectura y anime. Resulta que me estoy volviendo a ver la serie de Hideaki Anno y anoche, mientras veía el capítulo 24 me llevé una sorpresa, algo que no noté la primera vez porque entonces no conocía la obra de Calatrava.

Se trata de un puente a las afueras de “Tokio 3”, ciudad ficticia donde tiene lugar gran parte de la historia. Acá la captura:

N.G.E. Cap.: 24 Estudio Gainax. 1995

El puente de Tokio 3, o es ejemplo de una coincidencia o está inspirado en el Puente de Alamillo:

Sevilla, España. Santiago Calatrava. 1992 Ph.: Andrew Dunn

Calatrava y Neon Genesis Evangelion

Aside

Las sillas de Dr. House

Últimamente me he convertido en fan de House M.D. Voy por la segunda temporada de esta serie que recomiendo bastante y que trata de un doctor especialista en medicina diagnóstica que viene con cantidades alarmantes de misantropía y genialidad por igual.

Ah, y además tiene exquisito gusto al elegir dónde posar su trasero:

Silla Wassily

Marcel Breuer, 1925

Siendo alumno de la Bauhaus, Marcel Breuer diseña la que sería la primera silla en tubo de acero. Inspirado en el marco de una bicicleta e influenciado por las teorías constructivistas del movimiento De Stjil, Breuer reduce la forma clásica de la silla a sus líneas elementales.

House tiene varias Wassily en su oficina donde se sientan las visitas, o mejor, él mismo a leer sus importantisisisímas revistas de actualidad.

Enlace

Soft Pad Chair

Charles & Ray Eames, 1969

Raras veces entramos a la casa de este brillante antisocial; en este cuadro lo vemos a punto de abrirle la puerta a Wilson (quizá su único amigo, y todavía no entiendo muy bien cómo es que son amigos), mientras pasa al lado de una elegante silla de escritorio diseñada nada menos que por el dúo dinámico del diseño de mobiliario, la pareja de esposos Charles y Ray Eames.

Enlace

Silla Navy

Fabrica EMECO, 1944

Junto a su oficina está la sala de reuniones, donde House y su equipo médico se divierten de lo lindo descartando el lupus y tratando de diagnósticar los más extraños casos imaginables, allí la testarudez perspicaz de Greg. House da los apuntes más controvertidos.

En el cuadro vemos a Cameron, Foreman y Chase sentados en unas sillas 1006 más conocidas como sillas Navy. Diseñada como encargo para el gobierno estadounidense durante la segunda guerra mundial donde se exigía una silla que aguantara el agua, la sal y largos viajes por mar. Está fabricada en aluminio y su construcción la podemos ver en esta secuencia de 77 pasos.

Enlace

Silla DCM

Charles & Ray Eames, 1946

Acá vemos a la doctora Cameron en una de sus típicas escenas de desconcierto por la actitud de House. A su lado un par de simpáticas sillas de madera contrachapada y base metálica del dúo Eames, del cual vamos viendo ya lo fan que es House.

Enlace

Sillón Lounge con otomana

Charles & Ray Eames, 1956

He aquí el clásico moderno por excelencia, El sillón de descanso y su otomana. Esta belleza la podemos encontrar en el MOMA como obra maestra, o en el hospital Princeton-Plainsboro como silla para comer el almuerzo que le robaste a tu amigo mientras ves una telenovelucha barata. Por lo menos es así para House.

Enlace

Silla Aeron

Don Chadwick & Bill Stumpf, 1994

La silla donde se sienta a “trabajar”. No es de una nave intergaláctica, no. Es producto de un proyecto de diseño que partió de una tabula rasa y aprovechando los avances tecnológicos alcanzados hasta los años noventa. En el cuadro se pueden apreciar otros objetos muy interesantes.

Enlace

Por su parte, el doctor Wilson le va más al diseño gráfico, y por acá vemos que en su oficina tiene una copia el famoso cartel para la película Vertigo de Hitchcock, diseñado por Saul Blass:

Cartel Vertigo

Saul Blass, 1958

Enlace

La serie ya terminó en 2012 sumando 8 temporadas, y las puedes adquirir en DVD, o verla ilegalmente en páginas como: http://www.miradrhouse.com/ 😉

Standard

Asnos estúpidos, cuento de Isaac Asimov

Dr. Isaac Asimov, 1965

Dr. Isaac Asimov, 1965

Naron, de la longeva raza rigeliana, era el cuarto de su estirpe que llevaba los anales galácticos. Tenía en su poder el gran libro que contenía la lista de las numerosas razas de todas las galaxias que habían adquirido el don de la inteligencia, y el libro, mucho menor, en el que figuraban las que habían llegado a la madurez y poseían méritos para formar parte de la Federación Galáctica. En el primer libro habían tachado algunos nombres anotados con anterioridad: los de las razas que, por el motivo que fuere, habían fracasado. La mala fortuna, las deficiencias bioquímicas o biofísicas, la falta de adaptación social se cobraban su tributo. Sin embargo, en el libro pequeño nunca se había tenido que tachar ninguno de los nombres anotados.

En aquel momento, Naron, enormemente corpulento e increíblemente anciano, levantó la vista al notar que se acercaba un mensajero.

Continue reading

Standard