Boceto para unidad habitacional. 2015

Complejidad y simplicidad

En la ausencia de complicaciones radica la sencillez. Podríamos[1] suponer el antagonismo de los dos conceptos, la contrariedad y la contradicción se refleja incluso en sus palabras representativas: complejidad y simplicidad, dos categorías que bisecan el mundo, ¿cómo equiparar una supernova a una gota de rocío? A lo mejor una categoría contiene a la otra (en un único sentido), una molécula de agua pertenece al mar, una estrella fugaz al universo. Pero la ciencia moderna con su método científico nos ha enseñado a cuestionar y contrastar absolutamente todo, en una vía que ha extendido los límites aparentes del conocimiento de las cosas, así no tardamos en encontrar la reciprocidad entre los dos conceptos, entendiendo que en lo simple hay complejidades (en múltiples sentidos) susceptibles de ser investigadas dando lugar a cuestionamientos nunca antes planteados. Es decir que a la gota de rocío mencionada anteriormente se le pueden observar una multiplicidad de propiedades físicas, químicas y mecánicas, sumando que su composición es de una diversidad tal de elementos subdivisibles y analizables por separado y en conjunto que la harían susceptible de ser llevada a un laboratorio con sofisticados instrumentos para obtener una serie de datos medibles y verificables constituyendo así nueva información.

En otras palabras, complejidad y simplicidad son caras de la misma moneda, bien lo ejemplifica Edgar Morin en su texto Continue reading

Standard